La transmisión de la Revelación divina

Podemos dividir el conocimiento de Dios en dos grandes apartados, y se encuentran contenidos en la teología, uno es la teodicea, que no es más que teología natural y el otro es la teología sobrenatural. La primera hace referencia directa a “la esencia del ser, es decir, el principio remoto del que proceden tanto las pasiones como las acciones en orden a conseguir un fin proporcionado”[1], aquí nos estamos refiriendo solamente a la esencia del ser, el cual puede ser creado (las creaturas) o increado (Dios); y es al ser creado al que compete la teología natural, mediante la cual podemos llegar a un conocimiento limitado del ser increado a través de lo creado de manera analógica, esto quiere decir, por medio de sus semejanza o desemejanzas, (en cuanto a sus características propias (quid non sid, quid sid). Pero no basta un conocimiento natural del ser increado, es necesario ir más allá, es por eso que surge la teología sobrenatural, para que el ser creado pueda llegar a conocer lo sobrenatural por esencia, en estado de participación (nótese que cognosibilidad no lo manejo en el mismo término que comprensibilidad, el hombre puede conocer a Dios, más no entenderlo por su grado de ser y por la manera analógica en que lo conoce). El ser creado posee entonces lo sobrenatural por participación del ser superior.

Es así como llega la revelación la cual nos llega a manera de misterio por el hecho de ser una verdad sobrenatural. Entiéndase por verdad sobrenatural: “La posesión por parte de la mente creada de la verdad superior, de la verdad divina. Esa verdad divina es lo que Dios conoce de Sí mismo”[2]. Estas cosas que Dios conoce de Sí mismo las ha comunicado a los hombres por medio de la revelación.

Tras este camino de la revelación del ser increado a través de la historia, encontramos a personajes concretos en contextos seleccionados para que esta verdad divina sea revelada. Cristo vino a ser el culmen de toda revelación y a la vez es el principal promotor de dicha revelación. Dios "quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" [3], es decir, al conocimiento de Cristo Jesús[4]. Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los pueblos y a todos los hombres y que así la Revelación llegue hasta los confines del mundo[5], es así como Cristo cumple el mandato del Padre, hacer que lo revelado para la salvación de los pueblos sea conservado integro y a la vez transmitido de edad en edad[6].

El dato revelado no nos viene solo de Cristo, en primera instancia estuvieron los patriarcas y los profetas, los cuales en tradiciones orales y escritas fueron recopilando la verdad sobrenatural revelada, la cual Cristo retoma y le da el mandato a los Apóstoles, Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones”[7], y lo hicieron vivificados por el Espíritu Santo, el cual ahora también actúa y en sus delegados los Obispos, para que actualicen el dato revelado en la iglesia actual. Esta tradición apostólica ha ayudado para que el dato revelado perdure hasta nuestros días.

Esta transmisión viva, llevada a cabo en el Espíritu Santo es llamada la Tradición en cuanto distinta de la Sagrada Escritura, aunque estrechamente ligada a ella. Por ella[8], "la Iglesia con su enseñanza, su vida, su culto, conserva y transmite a todas las edades lo que es y lo que cree"[9]; y “las enseñanzas de los Santos Padres testifican la presencia viva de esta tradición, cuyos tesoros se comunican a la práctica y a la vida de la iglesia orante”[10].

Es la palabra de Dios el medio por el cual podemos encontrar de manera palpable el dato revelado y si lo que queremos es llevarlo a las naciones hay que tener una escucha atenta de esta: “sólo quien se pone ante todo en escucha de la Palabra puede convertirse en su anunciador”[11]. Este ensalce de la palabra de Dios no quiere decir que rechacemos la tradición y caigamos en el error de Sola Scriptura, no, la sagrada tradición tiene un ligue íntimo con la palabra de Dios, porque “surgiendo ambas de la misma fuente, se funden en cierto modo y tienden a un mismo fin”[12]. Una contiene el dato revelado por escrito, lo que se sabe del ser increado, su verdad sobrenatural (la palabra de Dios), y la otra (Sagrada Tradición) transmite el mensaje a los sucesores de los apóstoles para que la guarden, la expongan y la difundan fielmente. “De ahí resulta que la Iglesia, a la cual está confiada la transmisión y la interpretación de la Revelación"[13] "no saca exclusivamente de la Escritura la certeza de todo lo revelado. Y así se han de recibir y respetar con el mismo espíritu de devoción"[14]. Ahora bien, corresponde al Magisterio vivo de la Iglesia, por mandato divino y en nombre de Jesucristo, el conservar e interpretar el ejercicio y profesión de fe sobre el depósito que generan la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura. Vemos pues como tanto la tradición, la escritura y el magisterio se entrelazan de cierta manera que no tienen consistencia el uno sin el otro[15].

El capítulo II de la Dei Verbum tiene como fin resaltar la importancia de la palabra de Dios como recipiente del dato revelado, la cual la podemos encontrar en la sagrada tradición o en la sagrada escritura, todo esto regulado por el magisterio de la iglesia. Todas esta funciones estipuladas en este documento se nos muestran como camino, a nosotros seres creados para que podamos llegar a conocer la verdad sobrenatural en un grado más alto de perfección que el que nos ofrece la teología natural y dejan al dato revelado como caballo de batalla para lograr dicho enlace de nosotros los seres creados, con el increado, nuestro Señor.


[1] IBÁÑEZ, Javier, “Introducción a la teología”, PALABRA, España 1982.

[2] ibid

[3] 1 Tim 2,4

[4] cf. Jn 14,6

[5] CIC 75

[6] Cf. DV 7.

[7] Mt 28, 19

[8] CIC 78.

[9] DV 8.

[10] Ibidem

[11] Palabras del discurso del Papa Benedicto XVI, el 16 de septiembre de 2005, dentro del marco de los 40 años de la promulgación de la Dei Verbum, en el Congreso Bíblico Internacional en Roma.

[12] DV 9.

[13] CIC 82

[14] DV 9

[15] Cf. DV 10

Marta, Cochi y Garza, animales que si saben lo que son...

DEN CLIC EN LA IMAGEN PARA APRECIAR BIEN EL TEXTO...




posted under , | 2 Comments

PERRO, GATO Y ARDILLA


POR AMOR A DIOS CHEQUEN ESTE BLOG, ES TAN CHISTOSO!!! Y TAN INTELECTUAL, SIN DEJAR DE LADO LA CULTURA UNDERGROUND MEXICANA. SIN TEMOR A REPRESALIAS PUEDE HABLAR DE KAFKA, POPPER Y NIETZSCHE, Y EN UN RATO MAS TE MENCIONA A ALFREDO ADAME Y EDITH ...GONZALEZ!!! UUUU SIN DUDA ALGUNA NICOLAS DE CUSA TENIA RAZÓN, PERRO, GATO Y ARDILLA ES EL LUGAR DONDE COINCIDEN LOS OPUESTOS...

Newer Posts Older Posts Home

Followers

There was an error in this gadget

Recent Comments