La Luz de la inteligencia








La luz de la inteligencia.

Una conferencia que nos hace ver el reto que tenemos principalmente como personas en cuanto a toda la extensión de este concepto. Explotar las facultades del alma: inteligencia y voluntad, para que ellas sean las guías que nos lleven a la verdad; la verdad de la revelación. Haciendo una unificación tomista de la inteligencia y la voluntad. Pues Tomas ensalza la naturaleza humana por encima de toda creatura, lo cual se le da en virtud de la encarnación; también por su visión de la gracia y sobre todo la aplicación que le da a la razón humana en las cuestiones ético-morales. A esta razón no la separa de la fe, pues como dice Juan Pablo II, el pensamiento filosófico tiene mucha importancia en el desarrollo de las culturas y en la orientación de los comportamientos personales y se añade esta a la fe al momento de tratar de entenderla, pero se somete cuando se olvida de la revelación; y por eso los Santos padres apuestan por Santo Tomas, pues su argumentación a esto es que: “la luz de la razón y la de la fe proceden ambas de Dios, por tanto, no pueden contradecirse entre sí”. Con lo cual se resuelve el problema que ha surgido. La fe y la razón se han empobrecido una a la otra, pues la razón priva a la aportación de la revelación y la fe privada de razón es una fe infundado por tanto invalida; por lo mismo el magisterio ha querido poner como guía a Tomás y modelo en los estudios teológicos, pues Tomás pudo concretizar este problema defendiendo las aportaciones de la revelación sin dejar atrás a la razón.

¿Hay de verdad un Dios en el Cielo? El problema de Dios ha sido y siempre será el problema escencial del hombre, si se llega al conocimiento de su existencia, se dice que esto será el coronamiento de toda filosofía y dicho conocimiento orientará la conducta humana. Para Juan Pablo II, ésta «no es sólo una cuestión que afecte al intelecto; es, al mismo tiempo, una cuestión que abarca toda la existencia humana”. Esta pregunta que afecta el intelecto humano, planteada y respondida filosóficamente no solo le da sentido a nuestra existencia, también a la revelación.

La espiritualidad de la inteligencia: de la Edad Media a la Edad Moderna

Menciona Juan Pablo II en su encíclica Fides et Ratio: “La fe y la razón (Fides et ratio) son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad”. Este es el principal deseo del hombre racional, conciente del absoluto divino: el conocimiento de la verdad, lo cual Dios ha tatuado en el corazón humano; en cuanto búsqueda de la verdad, me refiero a la búsqueda de su creador porque solo teniéndolo en cuenta a Él se tiene la verdad sobre sí mismo. De esta manera espiritualizamos la razón. Como ya lo he mencionado antes, nuestras mejores herramientas en esa búsqueda, son las facultades del alma o como mencionan Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz: las “potencias del alma”, la inteligencia y la voluntad, una verdad revelada para ellos desde su experiencia mistica.

El conocimiento científico y la búsqueda sapiente de sentido

Marca la superiorioridad al universo entero del hombre; teniendo en cuenta en su corazón la espera de Dios, que lo conoce bien. Cuando el hombre se da cuenta de su alma espiritual e inmortal, toca la verdad profunda de la realidad. En cuanto que el hombre participa de la inteligencia divina, tiene razón al creerse, por su inteligencia, superior al universo de las cosas. su inteligencia debilitada por el pecado, no se limita exclusivamente a lo objetual, sino que es capaz de alcanzar con verdadera certeza el absoluto divino.

Hacia la superación de los irracionalismos

Frente a esto, el hombre debe de mostrar un carácter humilde y que esta humildad ante los límites de nuestras capacidades no impida en nosotros un sentirnos capaces de afrontar la realidad tal y como es. Pues nuestra inteligencia es capaz de observarla majestad de la divinidad.


«Nos hiciste, Señor, para ti»

La necesidad espiritual del hombre nos lleva a esa búsqueda de saciar el espíritu por medio de algo supremo. A lo cual San Agustín traduce: «Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti». la vitalidad de la religión nos demuestra la fuerza de la idea de Dios. Santo Tomás como el Doctor Humanitatis nos muestra su filosofía restauradora de la persona en virtud de su naturaleza y esta naturaleza lo dignifica y esta dignidad es la que exige dicha restauración. Este filósofo nos invita a la comunicación interpersonal, porque solo con la comunicación entre los hombres y entre Dios se hace posible el horizonte de la verdad y del amor.

Propiciar una “cultura de la verdad”

Se hace mención de los estudios universitarios donde se cultivan las inteligencias del mañana las cuales serán determinantes para la cultura y para la sociedad futura; y marca como urgencia que en este delicado proceso educativo, por el que se forman personas, se haga en un contexto profundamente humano. La vuelta a los valores y a la dignidad humana te hace voltear a la revisión del hecho religioso no solo por fuera, sino también vivirlo. Para ello, lo primero que hay que lograr es que la universidad no se limite a “producir” licenciados, sino que logre educar personas.

Por lo mismo el profesor católico debe “abrir el horizonte a las inquietudes últimas y fundamentales, en la generosidad estimulante de una presencia activa ante las preguntas, a menudo no formuladas, de esos espíritus jóvenes que andan a la búsqueda de referencias y certezas, de orientación y de metas”. Solo así se logrará una verdadera comunidad de alumnos y maestros en búsqueda de la verdad necesariamente científica y necesariamente moral por consiguiente religiosa.




Bibliografía

Texto basado en la Conferencia pronunciada en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla, Puebla de los Ángeles, México, el 15 de junio de 1998. Por el Cardenal Paul Poupard, titulada: La luz de la inteligencia। El reto de promover una nueva cultura de la verdad

इThe Filos!!!: La Filosofía hecha Blog.



By Martín Alfonso Mata Gallardo


posted under |

1 comment:

Newer Post Home

Followers

There was an error in this gadget

Recent Comments