Santo Tomás Apostol de la Verdad









Es muy clara la recomendación que el mismísimo Pedro nos hace, claro que por boca de sus sucesores (Pio XI, Pio XII, Juan Pablo II, Pablo VI, el que lo canonizo Juan XXII y otros más); pues consideran a la tradición filosófica de Santo Tomás como un patrimonio filosófico valido, actualizable y con una gran carga ética-moral. Juan Pablo II le aplica el merecido calificativo de Doctor Humanitatis pues al momento de que Tomás elabora sus premisas fundamentales las va vinculando con la estructura de la ciencia de Dios. Entre otras cosas para resaltar la moral, Tomas ensalza la naturaleza humana por encima de toda creatura, lo cual se le da en virtud de la encarnación; también por su visión de la gracia y sobre todo la aplicación que le da a la razón humana en las cuestiones ético-morales. A esta razón no la separa de la fe, pues como dice Juan Pablo II, el pensamiento filosófico tiene mucha importancia en el desarrollo de las culturas y en la orientación de los comportamientos personales y se añade esta a la fe al momento de tratar de entenderla, pero se somete cuando se olvida de la revelación; y por eso los Santos padres apuestan por Santo Tomas, pues su argumentación a esto es que: “la luz de la razón y la de la fe proceden ambas de Dios, por tanto, no pueden contradecirse entre sí”. Con lo cual se resuelve el problema que ha surgido. La fe y la razón se han empobrecido una a la otra, pues la razón priva a la aportación de la revelación y la fe privada de razón es una fe infundado por tanto invalida; por lo mismo el magisterio ha querido poner como guía a Tomás y modelo en los estudios teológicos, pues Tomás pudo concretizar este problema defendiendo las aportaciones de la revelación sin dejar atrás a la razón.



इThe Filos!!!: La Filosofía hecha Blog.



By Martín Alfonso Mata Gallardo


posted under |

No comments:

Newer Post Older Post Home

Followers

There was an error in this gadget

Recent Comments